Paris-Roubaix 2014. El infierno del norte

Pavé en la París-Roubaix

Un día antes de la París Roubaix, prueba UCI PROTOUR, se celebra la marcha cicloturista del mismo nombre. Una prueba con un recorrido más corto (173km) pero que comparte con la PRO todos los temidos pasos de pavé. Esta marcha cicloturista sale de las afueras de París y a los 15 kilómetros ya nos encontramos el primer tramo de pavé con la distinción de 3 estrellas de dificultad. Fue ahí cuando comencé a darme cuenta de lo duro que sería superar todos y cada uno de los tramos que componían esta marcha, por mucho que te informes o intentes imaginar como superar dichos pasos hasta que no te enfrentas a ellos no te das cuenta realmente de lo difícil que es rodar por ellos.


Los tramos de pavé hay que pasarlos con el plato metido, lo mas rápido posible, sentado y siempre agarrando con fuerza el manillar. Conforme va avanzando el tramo el dolor tanto en las manos como en los brazos hace que poco a poco vayas teniendo menos capacidad de control sobre la bicicleta, asi pues en cada tramo de pavé te juegas una caída, pinchazo o avería, y cuando terminas el tramo sientes un gran alivio, hasta que lees la distancia hasta el siguiente tramo de pavé.

Jonás
Cada tramo esta catalogado con estrellas según su dificultad, de menos a mas, siendo los tramos de 5 estrellas auténticos infiernos: Bosque de Aremberg, Mons-En-Pavele y el Carrefour de l”Arbre, tramos que forman parte de la historia del ciclismo mundial y cuando ruedas sobre ellos te das cuenta del porqué. Al final tienes el cuerpo tan dolorido que no distingues entre una y cinco estrellas.

Jonás

La marcha, a nivel organizativo, no es de las mejores en las que he participado. Es una ruta a tráfico abierto incluso en el pavé, encontrándote en ocasiones con pelotones a la entrada y salida. Existen tres tramos cronometrados en los pasos catalogados con 5 estrellas con lo que ello conlleva.

Jonás
El final de la marcha, igual que la carrera PROTOUR,concluye en el velódromo de Roubaix y cuando ruedas en su interior, sientes la satisfacción de estar concluyendo un recorrido mítico. Para alguien que ama el ciclismo es un verdadero logro y a pesar de la fatiga no resistes el impulso de esprintar como los campeones.

Jonás
Al día siguiente se disfruta más el recorrido, cuando vas a ver a los profesionales o lo ves en la televisión y cuentas “por ahi pase yo, con el plato metido ¡jo qué duro!” Te sale una sonrisa de satisfacción y te das cuenta del valor de la prueba.

La prueba PROTOUR es un espectáculo que recomiendo encarecidamente. La afición al ciclismo en esas latitudes se vive de forma diferente, animando a sus corredores, vestidos con los maillots y gorras de sus equipos preferidos abarrotando las cunetas. Así pues, alguien como yo, vestido con el maillot del Reynolds y con la gorra no desentonaba en ese ambiente.

Jonás
A nivel personal ha sido una gran experiencia, el próximo año, si se puede, intentare ir al Tour de Flandes.

Jonás
¡A entrenar !

Categoria: 
Valora este artículo: 
No votes yet

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.